El supergrupo Black Country Communion, formado desde hace unos años por el batería Jason Bonham, el guitarrista Joe Bonammassa, el bajista y cantante Glenn Hughes y el teclista Derek Sherinian, no está pasando por sus mejores momentos. La banda planea sacar esta misma semana su tercer disco de estudio bajo el nombre del Afterglow, un disco que según algunos miembros del grupo ha sido grabado con ciertas prisas para poder salir de gira. Gira que finalmente no tendrá lugar por el escaso tiempo del que dispone Bonamassa, dedicado por completo a su carrera en solitario. El hecho de que no haya gira de presentación de este nuevo disco parece estar provocando un cisma entre los miembros del grupo.

El primero en lanzar la piedra fue Glenn Hughes, quien se lamentó de no poder realizar conciertos durante mucho tiempo, y señaló directamente e Bonamassa como el culpable de la situación, ya que los demás si parecían estar de acuerdo con salir a presentar sus canciones en directo. Bonamassa se sintió atacado y reveló que Hughes estaba tratando de amenazarle para sacar al grupo de gira, cosa que no iba a suceder. El último en hablar ha sido el batería Jason Bonham, hijo del mítico batería de Led Zeppelin John Bonham. El percusionista también se ha declarado frustrado por la situación, y al igual que Hughes, señala a Bonamassa como el responsable de que no haya gira.

Las acusaciones parecen estar subiendo de tono justo antes de la salida del disco, y a uno le daría por pensar que solo es una estrategia de marketing, como sucede en tantas otras ocasiones. Pero en una banda como Black Country Comunion, compuesta por supermúsicos de intachable reputación y calidad, cuesta creer que estas cosas pasen. Mientras la situación se arregla (esperamos) os dejamos con el vídeo en directo de la canción Cold