Saltar al contenido
iMúsica Rock

Buckcherry – Confessions

4.5/5 - (1111 votos)

Buckcherry acaba de lanzar su sexto álbum de estudio Confessions. ¿Que esperamos de él? Yo la verdad que vuelvan a hacer un álbum como el de debut o un 15.  ¿La realidad? Ni de lejos.  Hay que empezar a asumir que Buckcherry probablemente nunca vuelvan a ser lo que fueron, pero a ellos ya les va bien. En la primera semana ya se han colocado número 1 en la lista Billboard de Hard Rock, y en el puesto 20 en la absoluta. Una buenísima posición para un grupo de sus características.

Confessions no es un gran álbum, pero tampoco hay que crucificarlos.  El álbum lo abre “Gluttony” un tema con fuerza, un tema rockero aunque si que es cierto que no acaba de ser del todo contundente. Le siguen un par de temas que andan por la misma línea. “Wrath” donde se agradece escuchar un solo de guitarra, y “Nothing Left But Tears”.

En el cuarto corte llegamos a la primera balada del disco, y es que a las bandas de hard rock que acaban siendo propias del gran público suelen incluir un puñado de estas en sus álbumes. “Greed” es una balada anodina que podría ser de Bon Jovi.

“Greed” es un tema interesante, con un ritmo tipo marcial, “Water” también es una de las canciones más agradecidas del álbum con un poco de todo: batería potente, coros, estribillo potente y un puente que desemboca en un buen solo de guitarra por parte de Keith Nelson. “Seven Days to die” y “Air” otros dos temas donde la banda intenta ser lo que fue pero no acaba de lograrlo. Son buenas canciones pero les falta un poco la chispa de antes.

“Sloth” sea probablemente la mejor canción del álbum. Contrario a lo que se podría esperar es una balada, pero una buena balada con toques épicos. Esta bien estructurada, tiene momentos de grandeza, cantada con rabia y con un bonito solo a dos guitarras. Un gran tema.

La recta final del álbum la encaran “Pride” un buen tema donde Josh Todd se atreve hasta a medio rapear, “Envy” y “Lust” dos temas con el mismo sonido de los temas anteriores y en al misma línea.

El disco lo cierra “Dreamin’ Of You” Una balada en acústico que se erige como un himno para el positivismo.

En líneas generales no es un mal álbum, es un disco más que aceptable aunque encontremos algún corte un poco de relleno, el problema de esta banda es que tiene un debut de tanta calidad que va a ser difícil no comparar todo lo que hagan con él, y mucho más difícil será que lo puedan superar.