Saltar al contenido
iMúsica Rock

Barcelona Metal Fest 2014 – Crónica

4.5/5 - (1218 votos)

La ciudad Condal se ha vestido de gala durante este mes de Julio para recibir no uno, sino varios festivales donde el rock y el metal son los estilos predominantes. Esto, que podría ser visto como una bendición para los fans (y así es, ciertamente) puede ser un problema para los promotores, ya que la oferta es demasiado extensa y puede hacer que la demanda caiga en un momento dado. Esa es, posiblemente, la razón de que el Barcelona Metal Fest no haya sido un éxito tan rotundo como se esperaba, aunque desde luego sí que ha contado con público suficiente como para al menos una nueva edición el año que viene.

La ubicación del festival, en el maravilloso recinto del Poble Espanyol, añadía encanto a la cita. Cinco bandas de estilos bastante dispares se reunían para demostrar que el metal sigue muy vivo en Barcelona, y vaya si lo demostraron. Desde Ankor hasta Within Temptation, la gente disfrutó muchísimo con las actuaciones de los cinco grupos, y el recinto se ocupaba del resto. Si no te interesaba demasiado tal o cual banda, siempre podías ir a comer a alguno de los puestos cercanos, o quedarte sentado en las pequeñas escaleras del lado derecho, viendo y escuchando el concierto perfectamente pero descansando, algo que se hace muy necesario en estas maratonianas jornadas de festivales.

ANKOR

Con algo de retraso se abrieron las puertas del recinto, y apenas unos minutos después la primera banda subía al escenario. Eran Ankor, seis chicos de Tarragona que, a pesar de su juventud, llevan ya muchos años peleando por ganarse un puesto en el difícil mundo del metal español. He de confesar que siento una especial predilección por estos chicos, por su forma de tocar, de componer y de enfrentarse a un estilo muy poco trillado en nuestro país, cantando además en inglés, con el valor de querer salir adelante aún con las cosas tan complicadas como ahora.

Ankor estuvieron poco más de media hora sobre el escenario, pero fue suficiente para dejar con la boca abierta a más de uno. Su nueva cantante, Jessie Williams, suplió perfectamente a las voces a la inmensa Rosa de la Cruz, que abandonó la banda hace unos meses. Bien acompañada por los coros de David, Fito y Julio, la gran cantidad de registros vocales del grupo permite que su música tenga un color muy especial. En temas como Dark Passenger o Last Song For Venus es donde más se nota.

Velocidad, virtuosismo y sobre todo, mucha tralla, eso es lo que ofrece Ankor en directo, aunque solo sea con unos cuantos temas. El fin de fiesta, con Winner Horse haciendo que todo el mundo cantara y saltara, con Winnie como invitado especial sobre el escenario volviendo locos a los asistentes con sus bailes, fue el broche de oro perfecto a una actuación corta pero muy intensa. Ojalá consigan todo lo que se merecen, porque estos chavales son de los que se lo curran de verdad, desde abajo.

INMUNE

Había cierta curiosidad por escuchar lo nuevo del gran Morti, todo un personaje que ya nos fascinó con sus proyectos anteriores, como El Fantástico Hombre Bala o Skizoo. Su peculiar tono de voz y su forma de moverse en el escenario hacen que fijes en él la mirada desde el primer momento. El resto de la banda, además, ayuda a ello, pues su sobriedad permite lucirse mucho más al vocalista barcelonés, que demuestra tener muchas tablas ya a estas alturas.

La música de Inmune va mucho con la personalidad del propio Morti. Es oscura, a ratos frenética, en otros momentos mucho más pesada. La contundencia de las guitarras era destacable, y la labor de la banda fue notable, desde luego. Pero particularmente no me acabó de convencer el estilo de Inmune, tal vez demasiado pesado para un festival de estas características. Está claro que para gustos colores y los fans de la banda, que abarrotaban las primeras filas, seguro que lo pasaron en grande. Pero a los que íbamos sin una referencia clara de Inmune, la banda nos dejó un poco fríos.

Y que conste que, como ya he dicho, la ejecución de la banda era parte y el sonido mejoró bastante con respecto al de Ankor. Pero aún así, tal vez los chicos de Inmune no consiguieron encandilar a aquellos que no venían por ellos. Fue una actuación correcta, pero más bien para incondicionales de Morti y los suyos.

SÔBER

Después de que su excompañero en Skizoo terminase con su banda, Bernardini y Escobedo salieron a la palestra, junto a Carlos y a Manuel Reyes, para dar tralla de la buena con Sôber, que además presentaba su nuevo disco, Letargo. Y como se suele decir, la experiencia es un grado, porque estos tipos, que llevan ya décadas pateándose España con su música, se las saben todas en directo. Son un grupo que también podría parecer algo oscuro o pesado, como Inmune, pero se las arreglan para hacerte saltar, para hacerte participar, aunque su música no te llame mucho la atención.

Lo que más me gustó de Sôber fue el propio sonido de la banda. Ya había tenido ocasión de verles anteriormente, en otro festival en 2011, y el recuerdo era bueno, pero lo que escuché en Barcelona ese Domingo fue simplemente bestial. Pocas bandas en nuestro país suenan de esa manera, tan compacta, tan dura, tan arrolladora. Gran parte de la culpa la tiene, como no, ese crack llamado Manuel Reyes, que no solo ha sustituido con garantías al inolvidable Alberto Madrid, sino que ha aportado su toque a la música del grupo, y sobre todo, esa contundencia y esa pegada increíble que tiene en directo.

La gente se lo pasó en grande cantado temas como Arrepentido, El Hombre de Hielo, Eternidad, Sombas y también algunas del nuevo disco, como Blancanieve, que también se sabían. Cuando Carlos ataca la última canción, Loco, entiendes el porqué estos chicos llevan tanto tiempo siendo un referente en el panorama español. Es un grupo espectacular que nunca defrauda, y que te va a hacer disfrutar si o si en directo, como comprobamos ese día.

PARADISE LOST

Eran uno de los grupos más esperados y, a cuenta de la gran cantidad de camisetas que se podían ver por el recinto, muchos fans habían ido expresamente a verlos a ellos. Y Paradise Lost no defraudaron a esos fans, seguramente. Pero tal vez a los que no somos tan habituales del sonido de este grupo, los ingleses nos resultaron algo pesados. Es su estilo, por supuesto, pero después de ver como Sôber se comían el escenario, Paradise Lost supuso una pausa en toda esa entrega absoluta.

Y no es que sonaran mal, ni mucho menos, porque el grupo suena de maravilla, y es complicado resumir en un solo concierto todas las etapas de unos tipos tan ecléticos como ellos, que han hecho prácticamente de todo en estos 20 años de carrera. Tal vez, el mayor fallo de Holmes y compañía fue su apatía, esa aparente frialdad que no ayudaba a que el público se entregara al cien por cien. Era la primera vez que les veía y no sé si es algo común en sus shows, pero está claro que con algo más de esfuerzo, de energía, Paradise Lost podrían haber enganchado mucho más en este Barcelona Metal Fest.

Y aún así, la gente se lo pasó bomba con los grandes clásicos del grupo, como Faith Divides Us – Death Unites Us, Erased o One Second, hasta llegar al magnífico final, con Say Just Words, cuando parecía que el grupo empezaba a calentarse de verdad. Es una pena que la falta de energía o actitud por parte de una banda que sonó perfecta enturbiará un poco su trabajo en directo. Pese a todo, fue interesante verles, porque a estas alturas son ya toda una referencia en el mundo del metal gótico y oscuro.

WITHIN TEMPTATION

Y aunque Paradise Lost congregaron a muchísimo público, los auténticos cabezas de cartel eran los holandeses Within Temptation, un grupo que podríamos considerar incluso como el más “flojo” del festival en cuanto a sonido, pero que sorprendió a propios y extraños con un concierto simplemente perfecto en todos los sentidos, desde el sonido hasta las luces, las proyecciones y por supuesto, la interpretación de los temas, con una banda en plena forma.

Ver cantar a la maravillosa Sharon del Adel es todo un espectáculo, porque no tienes ni idea de donde saca una mujer aparentemente tan frágil esa energía brutal que luego despliega durante todo el concierto. No solo en los primeros minutos, sino que Sharon llega hasta el último tema, al último estribillo, con una fuerza brutal y cantando de una forma increíble. La banda suena de lujo y está claro que al ser cabezas de cartel disfrutaron de ese “plus” de sonido que se suele tener, además de las proyecciones en la pantalla posterior, todo un acierto, que hacía que siempre estuvieras atento al show.

Aunque la labor de todos los músicos fue espectacular, no destacar a Sharon sería tremendamente injusto. Insisto en que el espectáculo que dio fue alucinante, aguantando durante dos horas sin desfallecer un solo instante, dejándose la gargante en las canciones más duras y cantando como los ángeles en las más relajadas. Todo un magnífico ejemplo. La gente saltó y cantó a viva voz temas tan legendarios como Mother Earth, Stand My Ground o Angels, con los que conquistaron al gran público. Su entrega es absoluta y el público lo agradece dejándose la voz en cada tema. Y así, con Ice Queen, como es costumbre, ponen fin a casi dos horas de actuación que se te pasan volando, porque querrías que durase mucho más. Recomendables cien por cien estos WITHIN TEMPTATION, te guste más o menos su estilo, porque está claro que saben como hacer que la gente se divierta y lo pase bien en un concierto.

 

Y así, pasadas las dos de la mañana, finalizaba esta maratón de metal y rock en el Poble Espanyol de Barcelona, un sitio realmente perfecto para este tipo de eventos, como se demostró también a la semana siguiente en el festival Be Prog. Esperemos que se sigan realizando este tipo de eventos durante muchos años en la bella Barcelona, que necesitaba de algo así para reverdecer laureles como ciudad metalera del norte.