Saltar al contenido
iMúsica Rock

Crónica de Saurom – Sala Caracol (Madrid)

Tocar en Madrid es un acontecimiento siempre especial, sobre todo para aquellas bandas que no son de la propia capital. Madrid es el centro neurálgico del país, también el centro cultural, una gran urbe con multitud de salas y suficiente población como para realizar varios conciertos del mismo estilo la misma noche y tener una entrada aceptable en todos ellos. Desde luego, si el pasado fin de semana había un concierto de heavy reseñable en Madrid ese era el de los gaditanos Saurom, que regresaban a la Sala Caracol, su casa en la capital madrileña, para presentar Vida.

Después de triunfar en varias ciudades, la fecha se presentaba como la última en salas para el sexteto gadidano, que afrontaba con la ilusión del primer día su visita a la Caracol. Vida ha sido muy bien recibido entre sus fans, y a bese de grandes canciones y de buenos discos, Saurom les ha demostrado a todos que son mucho más que esa banda folkie que sorprendía a propios y extraños con sus temas festivos. En Vida también hay mucho de eso, sobre todo al principio, pero destacan igualmente los medios tiempos, las baladas desgarradoras, los temas netamente metaleros… Es un paso más en la evolución de esta banda que logró coronarse con matrícula el pasado Sábado día 8 en la Sala Caracol.

Saurom Madrid 1

La sala madrileña abrió sus puertas, tal y como tenía previsto, a eso de las 20:30 horas, momento en el que ya había una larga fila de fans deseosos de acceder al recinto. En poco más de media hora, la sala presentaba un excelente estado que podríamos declarar como “rozando el lleno”. Y es que había mucha, muchísima gente en la sala, pero en la parte trasera todavía quedaban muchos huecos vacíos, y se podía estar tranquilamente escuchando el concierto sin que hubiese nadie en un metro a la redonda. Esto no resta ningún valor a la gran actuación de los gaditanos, que ya sabemos que se dejan el alma igual delante de 40 que de 400 personas.

A las 21:15 h aproximadamente la sala se oscureció y la intro comenzó a sonar, levantando la expectación del público presente. Saurom salieron a darlo todo desde el minuto 1 con el trallazo que es Nostradamus, a lo que el público respondíó cantando de principio a fin el tema. La locura continuó con Irae Die, uno de los pocos recuerdos a Maryam, el anterior disco del grupo. El Laberinto de los Secretos nos trajo de vuelta otro de los trabajos anteriores, Once Romances Desde Al-Andalus, particularmente mi disco favorito de los gaditanos. La canción sonó espectacular, con un Migue muy metido en su papel, un Narci Lara todavía con la guitarra encima y el resto de la banda haciendo un papel genial. El sonido era bastante bueno, si bien algo saturado en graves, una pequeña minucia que no molestó el buen hacer del grupo.

La Leyenda de Gambrinus fue el primer gran pelotazo de Vida, una canción muy bien recibida por todos, que saltaron y cantaron al son de la hermosa melodía folkie. La Ley de las Hadas y Mendigo nos retrotraían a antiguos trabajos, también muy coreadas por el público. Cuando Narci sacó la gaita y comenzó con los primeros sones de La Batalla de los Cueros de Vino, la sala entera comenzó a pegar botes con una de las canciones ya emblemáticas de la banda. En ese momento, el maestro juglar Narci ya había sacado su guitarra, su wisthle, su violín y su gaita, además de hacer los consabidos coros en todas las canciones. Un auténtico genio de la música este Narci, como bien demostró el Sábado en la Caracol.

Saurom Madrid 2

Dioses Eternos nos devolvió esa gran oda a Barón Rojo que hicieron en su JuglarMetal, y con la Noche de Halloween volvieron a traer a primer plano su último disco Vida. En esta canción hicieron subir al escenario a Alba Rico, ganadora del concurso de versiones que ellos mismos organizaron. A la chica se le notaba el nerviosismo, pero lo hizo muy bien y tanto el público como el propio grupo la arroparon cantando la canción de principio a fin. Un bonito gesto, sin duda. La locura colectiva siguió con ese temazo que es La Posada del Poney Pisador, un bonito recuerdo a su disco Sombras del Este, que encantó al público. El saltimbanqui siguió por esa misma senda, que cambió por completo para Vida, otro de los temas del nuevo disco, el que le da título sin ir más lejos.

El Hada y La Luna nos traía la primera balada de la noche, un tema que a mi me tiene realmente fascinado. Entiendo que Migue es un todoterreno, pero escucharlo en esta tesitura es algo impresionante. Su voz casa perfectamente con la desgarradora letra de la canción. Un momento más para escuchar con admiración que para saltar, que también tiene que haberlos. Aquel Paseo Sin Retorno y Wallada La Omeya trajeron de vuelta a Once Romances, dos de las mejores canciones de aquel disco, sin duda, que tendría más representación después. Una de las sorpresas más grandes de la noche fue ver (y escuchar sobre todo) al gran Narci Lara cantando íntegramente el tema Regreso a las Tierras Medias. Quienes seguimos a Saurom desde hace tiempo sabemos de liderazgo a las voces del ahora guitarrista multinstrumentista del grupo, y siempre viene bien volver a escuchar la peculiar voz del juglar Narci, aunque solo sea en un tema.

Saurom Madrid 3

La Poetisa, Íntimos Recuerdos y Mírame, las tres de su nuevo disco Vida, pusieron unbuen punto de inflexión en el concierto. Migue seguía cantando de forma excelente, aunque es cierto que tal vez deba mejorar un poco su faceta como frontman, especialmente entre canción y canción. El hombre lo intenta, y se nota que es simpático y agradable, pero deja un poco frío al público en esos instantes. Raulito y Narci hacen un espectacular trabajo a las guitarras, sublime si añadimos todo lo que es capaz de tocar el segundo (violín, flauta, gaita…). Josete es el verdadero corazón del grupo, siempre moviéndose y bailando con su bajo a cuestas por todo el escenario. Santi y Antonio están algo más “apartados”, por esa maldición de tener que estar atados a sus instrumentos, teclado y batería respectivamente, pero también tienen sus minutos de gloria, y su trabajo durante todo el concierto es magnífico.

Una intro de aullidos espectrales y lluvia nos anunciaba que estaba a punto de sonar el que posiblemente sea el tema más completo de Saurom, al menos para quien esto escribe. El Monte de las Ánimas, basado en la inmortal leyenda del sevillano Gustavo Adolfo Bequer, tiene absolutamente de todo durante sus más de 8 minutos. Es épico, tiene partes más lentas, más rápidas, toques folkies, solos virtuosos… Un verdadero regalo que ya no puede faltar en sus conciertos, y que supone uno de los puntos álgidos en los directos. Como regalo es también Cambia el Mundo, el primer single de Vida, que sonó totalmente atronador, con toda la sala gritando junto a la banda. Una canción que enaltece el espíritu y que se ha convertido desde ya en todo un clásico en el repertorio de los gaditanos.

Acertijos en la Oscuridad y Ángeles, a pesar de ser temas totalmente diferentes, fueron igualmente coreados por la sala. Especialmente el final irresistiblemente épico del segundo, que es para no parar no pegar botes, embriagado por la música. La Musa y el Espítiru, con su irrepetible estribillo que todos conocíamos, El Arquero del Rey, de su primer disco, y Dracum Nocte, ese temazo de JuglarMetal, abrieron el camino a Historias del Juglar II, con la sala ya totalmente entregada y sobrepasando las dos hora y media de concierto. Y ellos allí arriba dándolo todo y aparentemente frescos como lechugas. Impresionante.

Para el bis (antes del cual ni siquiera abandonaron el escenario, pues tenía que terminar antes de las 00 horas e iban ya muy apurados) dejaron dos de sus canciones más festivas, la evidente Fiesta, que puso a botar a toda la Caracol, y especialmente el último tema, La Taberna, una verdadera genialidad que puso el broche de oro a la noche (aunque eso sí, si gaita por parte de Narci, algo que me extrañó en un principio). Después de más de dos horas y media de actuación y ¡30 temas! Saurom se despedían de una abarrotada Sala Caracol que les aplaudía y vitoreaba con las fuerzas que nos quedaban después de tamaño concierto.

Está claro que han conseguido una fórmula ganadora, mezclando ese folk con esas melodías juglarescas y la potencia de las guitarras y la base rítmica en directo. Han encontrado en Migue, desde ha ya tiempo, a un cantante especial y único que defiende a muerte los temas, y son capaces de dar un repaso completo a toda su discografía, contentando a sus fans, desde los más viejos hasta los que se hayan incorporado con el nuevo disco. Saurom llevan ya mucho tiempo sobre las tablas y eso también se nota. Solo esperamos que la cosa siga yendo incluso a mejor, que sus escarceos por América y Europa sean más continuos, y que estos juglares reciban siempre el cariño que se merecen, la misma energía positiva que destilan en sus canciones.

Saurom – Sala Caracol (Madrid)

8/06/2013

Aforo: Rozando el lleno (400-450 personas)

Fotografías: Sacadas del propio Facebook de la banda (un problema técnico nos ha impedido publicar las nuestras)

4.5 (90.69%) 576 votes