Manic Street Preachers, van a estar una temporada fuera de la carretera, después de unos años, la desaparición del R. Edwards en 1995, sin dejar más rastros que dejar su coche en el puente Severn, el cual era famoso por la cantidad de suicidios que se sucedían en ese mismo puente. La banda, casi se disuelve, pero no optaron por esa decisión, por ello, publicaron uno de sus discos más sonados, el llamado Everything Must Go.

Uno de sus integrantes, ha anunciado, que van a desaparecer durante bastante tiempo, bastante largo, por lo que no se sabe con exactitud, cuando saldrá su próximo disco, el que tanto se estaba esperando, considerando que es el mejor momento de pararse, salir de los escenarios, una temporada larga para que todo, vuelva sino a su cauce, se calme.

Aun así, es totalmente acertado, tomarse un tiempo como músicos, darse un tiempo de calma y pensamiento, con el que volver a reencontrarse, donde poder refrescar las perspectivas y futuros trabajos que posiblemente, volverán a deleitar a sus fans.