Redeemer-of-souls-album-cover-art-1280

Tras 6 largos años desde la publicación de su último y controvertido “Nostradamus”, las leyendas británicas vuelven con un nuevo trabajo conmemorando sus 40 años de existencia nada más y nada menos. En los últimos meses se han venido dando datos y noticias a cuenta gotas sobre el nuevo álbum, y sinceramente, no esperaba que lo editaran este año. Además, el propio Rob Halford ha indicado en la mayoría de las entrevistas realizadas previas a su publicación, que sería un disco muy heavy, cañero, sin respiro, matador y bla, bla, bla, intentando crear una expectación que en la mayoría de los casos no se cumple, porque cuando tienes el álbum y lo escuchas ves la verdadera realidad. Por todo esto y por los adelantos de algunos temas que me dejaron bastante frío, estaba ya afilando los cuchillos, desenvainando la espada y poniendo posición de torero para entrar a matar y dar la puntilla a estos mitos vivientes. Pero, pero, pero…. Envaino la espada e indulto al toro… de momento.

Judas 2

Me he sentado tranquilamente a escucharlo, un disco largo, de muchas canciones otra vez (13 y 5 bonus track) y con una portada impactante desvelada hace semanas (que nostalgia eso de ir a tu tienda a comprar un nuevo disco y no saber como es la portada ni haber escuchado ningún tema… pero eso es otra historia).

El comienzo es uno de los temas que salieron como anticipo (ojo, el sonido de los adelantos no tiene nada que ver con el del álbum, estos están ya masterizados y suenan de maravilla) “Dragonaut” y que ya en la primera escucha me pareció un buen tema, comienzo de truenos, buen riff de guitarra y buenos solos y con Halford doblando voces en un pegadizo estribillo. Los inicios del tema te recordarán a la época del Turbo. Temazo! “Redeemer of Souls” es un tema muy lineal y con poca “chicha” para ser el que da nombre al álbum. Eso sí, gana con el sonido masterizado. Destacan una vez más los solos de Tipton y Faulkner, que parece haberse empastado perfectamente en el engranaje Judas a pesar de que su compañero en las guitarras le dobla la edad.

“Halls of Valhalla” empieza de manera tenue a lo Blackened de Metallica con una melodía alucinante dando paso a  un grito marca de la casa y que muchos echamos de menos en directo (la edad no perdona). Tema muy heavy con riffs muy Judas, dobles melodías guitarreras “escuela británica” en la parte central y Halford introduciendo tonos graves. Solos estratosféricos y súper grito de nuevo al final. Buen tema sin duda, volvemos a los 90! (Painkiller).

Judas Priest With Special Guests Black Label Society & Thin Lizzy In Concert

“Sword of Damocles” es un tema más “hardrockero” y con raíces de los sesenta, con dobles melodías de nuevo y que tiene menos que ver con los anteriores que eran muy lineales. Varios registros vocales de Rob que parece cómodo en temas de estructura más lenta. Parte central sorprendente con pasajes muy líricos y tranquilos con otros agresivos.  Melodía idéntica a la del comienzo para terminar. La verdad es que es un tema de difícil catalogación porque tiene un poco de todo aunque de todas maneras no es de los más destacables.

“March of  the Dammed” es otro de los temas que nos “sirvieron de adelanto” y donde Halford canta como Ozzy!!! Riffs de guitarra buenos que te harán mover la cabeza  aunque sigue un poco la línea plana y repetitiva de los primeros temas. Fin de canción a lo Metal Gods. Scott Travis totalmente desperdiciado tocando con una cadencia tan lenta con lo buen batería que es, en fin.

judas 3

“Down in Flames” comienza otra vez con guitarras dobladas que dan paso a un tema muy ochentero influenciado por sus discos de principios de esa década. El tema está muy muy bien y tiene de nuevo un buen trabajo guitarrero. Buen trabajo lírico de Halford y bien interpretado. Muy melódico de nuevo para ser Judas.

“Hell and Back” tiene una introducción lenta que da paso a Ian Hill que toma protagonismo por fin con su penetrante bajo. Tema de Hard/Rock que en este caso revisa otra vez las raíces setenteras de la banda. Muy buena también, de las mejores del disco sin duda! “Cold Blooded” continua en la línea de la anterior, cadencia lenta de nuevo y parte central guitarrera muy brillante, realmente espectacular, con un solo rápido que poco tiene que ver con el resto del tema.

“Metalizer” la verdad es que con el título lo dice todo, tema en esta ocasión para contentar a los fans de la época de los noventa. Hiper grito inicial y algún agudo doblado a lo King Diamond en la parte del estribillo. Estructura muy Heavy Metal a doble bombo y poco más. No se han olvidado de hacer este tipo de temas. “Crossfire” cambia de registro de nuevo y totalmente. Vuelta a las raíces más setenteras y lentas donde Halford parece que mejor se desenvuelve con sus recursos vocales actuales. Nuevas melodías dobles guitarreras. No esta mal, cumple sin más.

judas 5

“Secrets of the dead” comienza de manera tétrica con unas campanas. Es el único tema que te va a recodar a su anterior Nostradamus. Cadencia de batería similar a temas anteriores. En estrofas parece que Rob habla más que canta. El ambiente que se le da a la canción hace honor al título, muy conseguido. “Battle Cry” comienza con dobles guitarras “llorando” haciendo referencia al título. Es un buen tema, rápido y donde Halford da todo lo que tiene en 2014. Abuso de dobles melodías, parecen Iron Maiden!

“Beginning of the End” de nuevo nos recuerda raíces de los setenta. Es una balada con mucho “reverb” en Halford y que podía haber entrado sin problemas en los temas lentos de Nostradamus. Buen tema sin duda para acabar el disco antes de los 5 bonus tracks que según Glenn Tipton tenían un “rollo” diferente. ¡Ay madre!

Pues vaya sorpresa con estos 5 bonus tracks! Están bastante mejor que los 13 temas del álbum en sí. Son temas efectivamente en una línea muy diferente y con un sonido cercano a sus trabajos de sus primeros 80 y donde Halford se amolda mejor desapareciendo prácticamente sus carencias actuales. Da la impresión que han rescatado estos temas de otras sesiones de grabación… Si hasta la producción parece diferente con un sonido menos enlatado y plano.

“Snakebite” es un auténtico temazo con un estribillo pegadizo, en “Tears of Blood” Halford canta fantástico llegando a tonalidades medias altas. Otro buen tema con un gran solo! “Creatures” tiene un comienzo tétrico y unas guitarrazas amenazantes, Halford cantando súper bien en distintos tonos y no monocorde como en los del álbum en sí, como el solía hacer hace décadas (¿son temas actuales? vuelvo a dudar). Este tema es un poco más cañero que los anteriores bonus track, acercándose a trabajos como Ram it Down de fines de los ochenta. “Bring It On” es otro temazo ochentero con una base rítmica potente, melodías vocales pegadizas y perfectamente cantadas por un Rob inconmensurable en este “EP” de 5 canciones. “Never Forget” es una balada, la segunda y que marca el final de este extraño trabajo. Halford comienza cantando casi narrando, su voz parece más joven, menos cascada. Melodía vocal muy emotiva. Acústicas, bajo más presente y gran solo. Un buen tema para acabar este álbum de difícil catalogación.

Judas-Priest-6202

Sin duda alguna el mejor trabajo de Judas desde su aclamado Painkiller allá por 1990 y muy por encima de sus irregulares discos tras la reunificación. Es un trabajo que ha intentado contentar a toda su amplia base de fans, tanto a los más veteranos como a las nuevas generaciones. Eso sí, requiere varias escuchas! No me esperaba a estas alturas un trabajo tan bueno y trabajado como este. Lo de añadir las 5 bonus tracks todo un acierto señores. Han recuperado el crédito que perdieron en los últimos álbumes. Mi reverencia al sacerdote Judas. 8/10